Poderoso natural

¿Es el invierno bueno para el funcionamiento de tu cerebro?

¿Es el invierno bueno para el funcionamiento de tu cerebro?Es esa época del año de nuevo. Mientras que el hemisferio sur está enfrentando el calor sofocante del verano, el frío está barriendo el resto del mundo, trayendo nevadas, vientos violentos y un deseo irresistible de pasar la mayor parte del día acurrucándose en la cama. El invierno es el enemigo nombrado de todos los amantes del verano, y los meses fríos de esta temporada ciertamente han contribuido a su reputación negativa. Parkas polvorientas, sombreros de burbuja cuestionables, y nariz congestionada son solo algunos de los sospechosos habituales de esta temporada. Y si esto no fuera suficiente, una afección médica llamada trastorno afectivo estacional inducido por la oscuridad, o el clima invernal, puede explicar el vínculo aparente entre el invierno y los cambios de humor complejos. No obstante, los científicos se están dando cuenta de que los días oscuros pueden no ser tan oscuros después de todo.

La idea de que nuestra temperatura circundante afecta el funcionamiento de nuestro cerebro puede parecer descabellada. Sin embargo, nuevas evidencias sugieren que los cambios relacionados con la temperatura pueden influir en la toma de decisiones. Estudios interesantes han demostrado que, en temperaturas particularmente altas, en realidad no tomamos buenas decisiones. Hace solo unos meses, José Cedeño-Laurent y sus colegas examinaron las diferencias en el rendimiento cognitivo entre los estudiantes que viven en dormitorios sin aire acondicionado (AC) y los que tienen aire acondicionado. El estudio se llevó a cabo en la Escuela de Salud Pública THard de Harvard durante la ola de calor 2016 Boston y tuvo como objetivo desenredar las consecuencias del calor extremo en la salud pública. Sus hallazgos indicaron que los estudiantes que viven sin aire acondicionado mostraron un tiempo de reacción 13.4% más largo en las pruebas de cognición en comparación con sus compañeros "más fríos". Además, los estudiantes en salas con aire acondicionado no solo parecían responder más rápido, sino que también eran más precisos. Aunque marcar la casilla correcta en una prueba puede parecer una experiencia de vida o muerte, la historia nos enseña que operar una respuesta rápida y efectiva en el campo de batalla puede, literalmente, marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Entonces, ¿qué sucede cuando los soldados se enfrentan a decisiones complejas en condiciones ambientales difíciles? Esta pregunta intrigó a un grupo de científicos de la Facultad de Medicina de las Fuerzas Armadas de la India que evaluaron los cambios en el rendimiento cognitivo de las tropas que habían pasado al menos un año en condiciones desérticas. Los resultados no fueron buenos. Como era de esperar, la evaluación de la atención, la concentración y la memoria revelaron una disminución significativa en los climas cálidos, lo que se suma a la idea de que la alta temperatura puede afectar el rendimiento mental.

... las demandas físicas impuestas por el proceso de enfriamiento en climas cálidos ponen en peligro el funcionamiento cerebral al agotar la glucosa más fácilmente que en climas fríos ...

¿Qué pasa con los climas fríos? Uno de los primeros estudios para examinar el vínculo aparente entre el invierno y la cognición se llevó a cabo en Tromsø, Noruega, donde se examinaron sesenta y dos participantes en una variedad de funciones mentales durante el invierno y el verano. En este estudio, se encontró que los sujetos mostraban mejor atención y menores tiempos de reacción en el invierno en comparación con los meses de verano. Estos hallazgos apoyan la teoría de que las temperaturas más bajas mejoran la función cerebral y conducen a una mejor toma de decisiones.

Sin embargo, existe un debate acalorado (sí, correcto) sobre los mecanismos biológicos de este supuesto efecto. Una teoría es que a nuestro cuerpo le resulta más difícil enfriarnos que calentarnos. Al igual que cualquier otro órgano del cuerpo humano, nuestro cerebro utiliza glucosa - un tipo de azúcar que se encuentra en los alimentos que nuestro cuerpo utiliza para obtener energía - para alimentar nuestros procesos mentales. Sin embargo, los investigadores encontraron que se necesita más glucosa para enfriarnos que para calentarnos, lo que significa que las demandas físicas impuestas por el proceso de enfriamiento en climas cálidos ponen en peligro el funcionamiento cerebral al agotar la glucosa más fácilmente que en climas fríos. Por el contrario, podría ser que haya más glucosa disponible para el cerebro en ambientes más fríos, lo que afectará positivamente nuestras capacidades de toma de decisiones.

Otra posibilidad es que a medida que la temperatura disminuye, la actividad neuronal se vuelve más "eficiente". Esta idea se presentó recientemente después de un estudio en el que se pidió a hombres y mujeres jóvenes de 28 que realizaran una tarea de atención y memoria de trabajo en un escáner cerebral en diferentes épocas del año. Los resultados de este estudio indicaron que el rendimiento mental no varía significativamente a lo largo de las estaciones, pero, en particular, la actividad cerebral fue más baja en el invierno y más alta en el verano. Esta reducción de la actividad cerebral en el invierno se interpretó como un signo de mejora de la eficiencia, ya que se demostró que el cerebro tenía un desempeño igual de bueno entre el verano y el invierno, al mismo tiempo que consumía mucha menos energía durante la última temporada.

¿Todo lo anterior significa que los seres humanos son más propensos a tomar malas decisiones en climas más cálidos? Y, lo que es más importante, ¿meter la cabeza en el refrigerador te ayudará a realizar buenos exámenes?

Si bien los hallazgos anteriores arrojan algo de luz sobre la estación más oscura del año, la evidencia experimental con respecto a la función cognitiva en el frío no siempre es clara.

Me temo que la respuesta es no. Si bien los hallazgos anteriores arrojan algo de luz sobre la estación más oscura del año, la evidencia experimental con respecto a la función cognitiva en el frío no siempre es clara. Muller y sus colegas de la Universidad Estatal de Kent utilizaron una batería de prueba computarizada para examinar el rendimiento mental en hombres jóvenes y sanos durante los períodos de exposición al frío o recalentamiento. Sus datos sugirieron que la memoria de trabajo y la función ejecutiva disminuyen en relación con la línea de base cuando los sujetos están expuestos a temperaturas más bajas. Este hallazgo es intrigante ya que la mayoría de los estudios sugieren que las temperaturas más bajas generalmente mejorar actividad mental. Entonces, ¿de dónde vienen estas diferencias?

Algunos expertos creen que los hallazgos mixtos podrían deberse a la duración o modo de enfriamiento o la tarea cognitiva específica adoptada para la investigación. De hecho, es importante recordar que el impacto exacto de las temperaturas frías en la función cognitiva es aún poco conocido y, por lo tanto, la temperatura y la duración óptimas del enfriamiento para lograr cambios medibles en la función cerebral aún están por establecerse. Por lo tanto, las exposiciones más largas a temperaturas frías o la exposición a temperaturas más bajas pueden influir de manera diferente en el resultado de cada estudio y, por lo tanto, explicar algunos resultados conflictivos en la literatura.

Estos descubrimientos sugieren que la suposición popular de que el invierno nos hace perezosos y de mal humor no resiste el escrutinio científico. En contraste, la evidencia acumulada sugiere que su cerebro funciona mejor en el invierno, ingresando a lo que los científicos llaman un "modo eco" en el que se consumen menos recursos para desempeñarse tan bien como en el verano. Si eres una de esas personas que experimentan tristeza invernal, este descubrimiento refrescante podría ayudarte a ver los días más oscuros del año con una luz nueva y más brillante.

Este artículo apareció originalmente en Conocer neuronas

referencias:

  • Cedeño Laurent JC, Williams A., Oulhote Y., et al. (2018). Reducción de la función cognitiva durante una ola de calor entre los residentes de edificios sin aire acondicionado: un estudio observacional de adultos jóvenes en el verano de 2016, Medicina PLOS, doi: 10.1371 / journal.pmed.1002605
  • Saini R., Srivastava K., Agrawal S., et al., (2017) Deficiencias cognitivas debido al estrés térmico: un estudio exploratorio sobre soldados en desiertos, Revista médica de las fuerzas armadas de la India., 73 (4): 370-374.
  • Muller MD, Gunstad J., Alosco ML, y otros, (2012). Exposición al frío agudo y función cognitiva: evidencia de deterioro sostenido, Ergonomía, 55 (7): 792-8.
  • Meyer C., Muto V., Jaspar M., y otros, (2016). Estacionalidad en las respuestas cerebrales cognitivas humanas, procediciones de la National academy de SciENCE Estados Unidos, 113 (11): 3066-71.

Libros relacionados


Precio de venta: $44.95 $40.51 Ahorre: $4.44
Ver más ofertas Comprar Nuevo desde: $34.95 Usado desde: $63.52




Ver más ofertas Comprar Nuevo desde: $312.99 Usado desde: $309.99



Precio de venta: $21.99 $11.21 Ahorre: $10.78
Ver más ofertas Comprar Nuevo desde: $9.43 Usado desde: $2.56


¿Es el invierno bueno para el funcionamiento de tu cerebro?

Inglés africaans Arabic Chino (simplificado) Chino (tradicional) Dutch filipina Francés Alemán hindi Indonesian Italiana Japonés Korean Malay persa Portuguese Ruso Spanish swahili Sueco Thai turco Urdu vietnamita